El escritor Terry Pratchett está haciendo el papeleo para que le ayuden a morir dignamente

Terry Pratchett.El escritor de fantasía Terry Pratchett, de 63 años, está a punto de firmar los papeles para que, cuando llegue el momento, le ayuden a morir en la clínica Dignitas, en Suiza. El creador de las novelas de Mundodisco, a quien diagnosticaron alzhéimer en 2008, es el protagonista de Terry Pratchett: choosing to die (Terry Pratchett: la elección de morir), un documental que BBC 2 emite esta noche y que narra su viaje a la clínica suiza para saber si sería capaz de someterse al suicidio asistido antes de que la enfermedad lo devore. “La única cosa que me ha parado (a la hora de firmar los papeles) es que estaba grabando este documental y que tenía que acabar un libro sangriento”, explicaba ayer durante el debate posterior a la proyección de la película en un festival en Sheffield (Reino Unido). En Terry Pratchett: choosing to die, acompaña en sus últimos momentos a Peter, un británico aquejado de una enfermedad neurodegenerativa, que fallece ante las cámaras acompañado de su esposa, el escritor y el equipo de grabación.

“Estuvimos con Peter y Christine durante las últimas horas de vida de Peter. Él no quería que nadie llorara, así que todos tratamos de evitarlo hasta que murió”, recuerda Charlie Russell, productor y director del documental. Filmó cómo “Peter bebió el veneno”, concentrado en captar la escena, y bajo la cámara cuando expiró. «”Era lo que quería”, nos recordó Terry a todos, asombrándome otra vez con la forma en que encaró la muerte del hombre, con la complejidad de las emociones. “La muerte es normal -dijo Terry-. Es una parte de la vida cotidiana. No debemos tener miedo a mostrarla”». Naturalmente, ya hay algunos poniendo el grito en el cielo por este documental; son los mismos que supeditan siempre el bienestar humano a designios divinos. No elegimos cuándo ni dónde venimos al mundo, pero podemos elegir cuándo, cómo y en compañía de quién morir si, por desgracia, sufrimos una terrible enfermedad. Y hay que ser muy valiente para hacerlo porque todos queremos existir. Siento una profunda admiración por quienes, como Peter y Terry Pratchet, están luchando activamente por un derecho fundamental como el de la muerte digna. Muchas gracias.