El ‘Mars Reconnaissance Orbiter’ sólo ve una meseta donde dicen que está la cara de Marte

La cara de Marte, fotografiada por la 'Mars Reconnaissance Orbiter' en abril de 2007. Foto: NASA.

La cara de Marte fotografiada por la 'Viking 1' en 1976 y por la 'Mars Global Surveyor' en 2001. Fotos: NASA.Una fotografía de la región marciana de Cydonia tomada el 5 de abril de 2007 -y hecha pública el miércoles- por la cámara HiRISE de la Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA debería zanjar definitivamente el falso enigma de la cara de Marte, para aquéllos que aún tenían dudas sobre su naturaleza tras las imágenes captadas por la Mars Global Surveyor en 1998 y 2001. Tomada desde 300 kilómetros de altura, la nueva foto muestra con extraordinario detalle la meseta en la que, desde finales de los años 70, algunos han creído ver un rostro humano esculpido en la piedra y demuestra que ahí no hay nada. Con la cara y las pirámides de Cydonia ha pasado lo mismo que con los canales de Marte, que desaparecieron de la faz del mundo vecino en cuanto avanzó la tecnología lo sufiente, aunque entonces hubo que esperar casi un siglo a que la visita de la Mariner 4 en 1965 demostrara que las conducciones de agua no existían.

La imagen original de la cara de Marte, que ha ilustrado innumerables libros, revistas y programas de televisión dedicados a lo paranormal, fue tomada por el orbitador de la Viking 1 en julio de 1976. Numerosos autores pseudocientíficos la han considerado desde entonces una monumental escultura, un rostro humano a gran escala, mientras que prácticamente todos los científicos creyeron desde el principio que se trataba de una pareidolia, una jugarreta de nuestro cerebro al buscar patrones donde en realidad no los hay. Robert Bauval y Graham Hancock, herederos intelectuales de Erich von Däniken, propusieron en 1998 que las formaciones de Cydonia -donde ellos veían también unas pirámides- eran el equivalente marciano a las edificaciones de la meseta de Giza (Egipto). “Cuanto más detenidamente se examina, más evidente resulta que realmente podría tratarse de un conjunto de enormes monumentos en ruinas sobre la superficie de Marte”, escribieron entonces. ¿Qué dirán ahora?