¡En Navidad, celebra la racionalidad!

La Navidad es un mito.

El relato de la Navidad es un mito religioso, una ficción. No es un hecho histórico, sino una composición realizada por los autores de los evangelios de Mateo y Lucas “a partir de tradiciones judías y utilizando una serie de motivos muy frecuentes en el mundo mediterráneo a la hora de presentar a los grandes personajes”, me decía hace unos años el teólogo Rafael Aguirre. Y añadía: “La lectura histórica [del nacimiento y la infancia de Jesús según la Biblia] no tiene sentido”. Los autores de los evangelios se inventaron unos orígenes para deificar a Jesús de Nazaret y, dos milenios después, cientos de millones de personas dan esos hechos ficticios por reales gracias a la propaganda religiosa.

Los Ateos Americanos, una organización que nació en 1963, publicaron a finales de noviembre su felicitación para estas fiestas. Sobre una estampa clásica de la mitología cristiana -la de los Reyes Magos en camino al portal guiados por la estrella de Belén-, incluye la siguiente leyenda: “You know it’s a myth. This season celebrate reason!”. La traduje conservando la rima -“Sabes que es un mito. ¡Esta Navidad celebra la racionalidad!”- y me puse en contacto con ellos para ver si se animaban a hacer una versión española de la felicitación. A David Silverman, el presidente de los Ateos Americanos, le encantó la idea, y Mark Lukes la ha hecho realidad. Que no les engañen: descargar de religiosidad estas fiestas es devolverlas a sus orígenes. Como explicaba Silverman hace unas semanas, “ninguna de las prácticas tradicionales de la Navidad nació con el cristianismo. Lo que llamamos Navidad tiene su origen en eventos seculares como el solsticio de invierno y el cambio de las estaciones, así como fiestas paganas como las fiestas de Yule”.

Si pinchan en la felicitación que encabeza estas líneas, pueden bajársela en alta resolución y, si alguien se anima, hacer carteles del estilo del que puede verse estos días a la entrada del túnel de Lincoln, que une Nueva Jersey con Manhattan. ¡En Navidad, celebren la racionalidad! Disfruten de estas fiestas.