Muere Geoffrey Crawley, el fotógrafo que demostró la falsedad de las fotos de las hadas de Cottingley

Geoffrey Crawley, el fotógrafo que probó científicamente la falsedad de las fotos de las hadas de Cottingley, murió el viernes tras una larga enfermedad, según informa el British Journal of Photography (BJP). La investigación de este experto sobre las imágenes tomadas por las niñas Elsie Wright y Frances Griffiths en una zona boscosa del norte de Inglaterra, entre 1917 y 1920, reveló que las fotos eran un fraude realizado a partir de siluetas de papel de hadas recortadas y sujetadas con alfileres.

Frances, con las pequeñas hadas.Crawley reventó así definitivamente, en una serie de artículos publicados en BJP entre 1982 y 1983, una historia fantástica en la que creyó fervientemente en su día Arthur Conan Doyle. El creador de Sherlock Holmes escribió un libro, El misterio de las hadas (1921), en el que defendió la autenticidad de las imágenes, aunque, como había dicho desde el principio Arthur Wright, padre de una de las niñas, “para explicar estas fotografías de hadas lo que se requiere no es un conocimiento de los fenómenos ocultos, sino de los niños”. Cuando Crawley comunicó sus conclusiones a una ya adulta Elsie, ésta le contó cómo, una vez que Conan Doyle y otros empezaron a proclamar a los cuatro vientos la autenticidad de las fotos, ellas se sintieron incapaces de contar la verdad. El misterio de las hadas había sido fruto de una broma infantil que se les había ido de las manos a sus autoras.

“Por supuesto que existen las hadas, así como Papá Noel. El problema llega cuando se intenta hacerlas corpóreas. Son bellos conceptos poéticos que nos llevan fuera de este mundo real, a veces demasiado feo. Conan Doyle, después de los horrores de la Primera Guerra Mundial, en la que perdió a su hijo, quería proponer la existencia de una realidad donde pueden existir los espíritus”, escribió Crawley hace diez años en el BJP, que ayer recordaba estas frases en la necrológica de quien fue su director.