‘V’, vuelven los lagartos en sus platillos volantes

Vuelven los más asquerosos visitantes alienígenas que recuerda una generación. Llegaron a nuestra televisión en sus platillos volantes en los años 80 enfundados en uniformes rojos con una esvástica galáctica para comernos, pero les plantó cara con éxito la resistencia. La mala de la serie V se llamaba Diana -en la nueva versión es Ana- y resultaba repulsiva cuando se tragaba entera una rata viva y mostraba lo que realmente era. Porque, bajo su apariencia humana, Diana era una lagarta. No podía ser de otro modo: los extraterrestres buenos tienden a ser físicamente atractivos; los malos, monstruosos. Tanto en la ciencia ficción como en la ufología.