Charlatanes hacen campaña contra la vacuna del cáncer de cuello de útero

La World Association for Cancer Research (WACR) pidió ayer al Ministerio de Sanidad español una moratoria de la vacuna del cáncer de cuello de útero, así como la suspensión de la publicidad “engañosa” que promueve el tratamiento, según informó la agencia Efe. El texto advertía de que la entidad va a emprender acciones legales para proteger a “cientos de miles de niñas a las que se pretende inocular una vacuna potencialmente peligrosa, cuya eficacia y seguridad clínica jamás se ha demostrado”. Convene recordar que unas 600 mujeres mueren cada año en España por cáncer de cuello de útero provocado por el virus del papiloma humano, que se transmite por vía sexual. El despacho citaba al promotor de la iniciativa y presidente de la WACR, José Antonio Campoy, pero se olvidaba de clarificadores detalles sobre su valía científica que pueden servir a las autoridades para guiarse a la hora de tomar cartas en el asunto y a los ciudadanos de a pie para hacerse una idea de la magnitud del problema.

Portada de la revista 'Discovery DSalud'.Campoy es el director de la revista Discovery DSalud, que, en contra de lo que su nombre pueda sugerir, no tienen nada que ver con Discovery Channel. Es una publicación mensual en la cual se anuncian en cada número un sinfín de descubrimientos que la medicina oficial nos quiere ocultar para negocio de las farmacéuticas, los malvados de turno. Así, en el número 101 -el último que me ha llegado-, entre otros titulares de la portada, destacan que el cáncer no es una enfermedad, sino un mecanismo de defensa del cuerpo y que los fármacos contra el sida son mortales, así como la rotunda afirmación de que “el actual paradigma médico está muerto”, obra del director de la revista, y dos noticiones: que se ha inventado “un dispositivo portátil que protege de los microbios y otros agentes patógenos” y que hay una baya curalotodo que “previene, además, el envejecimiento”. Todo, por sólo 3,5 euros. Para que luego digan que el saber no está alcance de cualquiera.

Quien explica este mes en Discovery DSalud la verdad sobre el cáncer es Coral Mateo, presidenta de la Sociedad Española de Homeopatía Veterinaria. Para ella, lo que llamamos cáncer es “un proceso biológico natural de defensa que el organismo pone en macha cuando en un momento dado, no siendo suficientes los mecanismos habituales de desintoxicación, decide crear tejidos nuevos -gracias a los oncogenes- a fin de desarrollar tumores en cuyo interior depositar los residuos tóxicos para aislarlos encapsulándolos. Los tumores en suma, vendrían a ser -explica Antonio Muro, autor del reportaje- como cubos de basuraen los que el cuerpo deposita los desperdicios para luego destruirlos. Y, evidentemente, si lo que postula [Mateo] es correcto, atacar los tumores será un inmenso error”. La remisión total de un tumor, dice la homeópata, “puede lograrse si el paciente cambia completamente el chip de quién es, cuenta con apoyo psicológico, hace una alimentación natural, elimina todas las fuentes que contaminan su organismo, no vuelve a introducir ninguna toxina en su cuerpo y, finalmente, deja que el organismo funciones de forma natural”. Nada de cirugía, radioterapia, ni quimioterapia; que el cáncer crezca a su aire. Campoy asegura en el editorial de la revista que la idea de que el cáncer es un mecanismo de defensa del cuerpo “tiene fundamento”. Digo yo que se lo habrán dicho los extraterrestres.

Porque el Jose Antonio Campoy de la WACR y de Discovery DSalud es el mismo que fue director de la revista Más Allá entre julio 1993 y octubre 1998; publicó un libro con sus entrevistas a Geenom, un extraterrestre al que nuestro protagonista puso consultorio mensual en Más Allá al estilo de Elena Francis; y defiende que el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) no es el causante del sida. Pero esas credenciales no las incluye el teletipo de Efe, en el que sobrecoge leer que el grupo de Campoy reclame que la campaña institucional pro vacunación contra el papiloma humano se sustituya por una de información “veraz, clara objetiva”. Me imagino que como la proporcionada por Discovery DSalud, Más Allá y Geenom.

El consultorio de Geenom que José Antonio Campoy llevaba en 'Más Allá'.

Sé que estamos en Semana Santa y que casi todo vale, pero es lamentable que una agencia de noticias haga de altavoz de insensateces de este calibre y otorgue algún crédito a una asociación que nació en diciembre de 2006 “ante la constatación del fracaso de los actuales tratamentos oncológicos” y “la necesidad de afrontar el fenómeno conocido como cáncer de forma multidisciplinar y holística”, lo que en román paladino quiere decir dando entrada a todo tipo de brujerías. Supongo que algo habrá influido también el nombre en inglés de la sociedad para que nadie se haya molestado en comprobar que la World Association for Cancer Research (WACR) está formada, mayoritariamente, por médicos alternativos capitaneados por el amigo de los extraterrestres y por Antonio Muro, vicepresidente de la entidad y miembro del equipo de Discovery DSalud.

No sé si algún medio se habrá hecho eco del disparate de la WACR y su campaña contra la vacunación del papiloma humano, pero, si ha sido así, convendría que las autoridades sanitarias y los médicos pusieran inmediatamente las cosas en su sitio, ¿no creen?