Ridículo feng shui ‘Público’

Información sobre el feng shui en las oficinas centrales del Departamento de Interior de la Generalitat catalana.Público regaló ayer a los engañabobos del feng shui una página gratuita de publicidad camuflada de información. Sólo así puede calificarse el texto que contaba que las oficinas centrales del Departamento de Interior de la Generalitat catalana se van a decorar según los principios de esta brujería china. La autora, Lea del Pozo, decía que “los empleados de la nueva sede de Interior deberían trabajar más y, encima, estar contentos. Allí, la energía fluye”; que “antes de empezar a construir el edificio se hizo el estudio de geobiología. Esto es, detectar las geopatías, energía negativa, y neutralizarlas”; que “el objetivo de Interior es que los trabajadores estén más a gusto y evitar tanto enfermedades como la baja productividad”; que “Interior ha tirado la casa por la ventana y se ha dejado aconsejar en todo por el estudio de feng shui”; y que “el feng shui tiene que ver con el equilibrio de las energías, no con los espejitos mágicos o los símbolos esotéricos”. Habría estado bien que hubiera denunciado el derroche de dinero público en pseudociencia, en vez de arrojarse a los brazos del Estudio Feng Shui Marian Duran, beneficiario último de la ignorancia de los gestores públicos catalanes.

El periódico que dirige Nacho Escolar -¿está la redacción decorada siguiendo los principios del feng shui?- jalea al Departamento de Interior catalán por malgastar el dinero público en aplicar está técnica milenaria a su nueva sede en vez de denunciar el disparate. Flaco favor hace al otorgar crédito a esta especie de acupuntura arquitectónica basada en que todas las cosas y personas tienen una energía vital y que en las casas hay que organizar las estancias y los muebles según unas energías positivas y negativas chiripitifláuticas que sólo detectan los expertos en feng shui, claro. Como suele decir Manuel Toharia, hay engañabobos porque hay bobos. ¿O acaso se creen ustedes que nadie compra las fajas magnéticas milagrosas de la teletienda de madrugada? Pues el feng shui tiene el mismo fundamento: ninguno. (No se pierdan la impagable infografía según la cual hay que orientar la mesa de trabajo de acuerdo con la fecha de nacimiento y hay que tener en el despacho ocho peces rojos y uno negro.)