El amor vence al Zodiaco

“Esta relación se vencerá por el aburrimiento y la falta de entendimiento. Estos dos elementos no son afines y, aunque sientan por un momento alguna atracción sexual, no habrá solidez de ningún tipo”, advierte el portal esotérico español El Espejo sobre la afinidad entre Aries y Piscis a la hora de formar pareja. Más de 154.000 matrimonios desafían en Inglaterra y Gales ese negro vaticinio, según una muestra que abarca un tercio del censo británico de 2001 en la que el sociólogo David Voas, de la Universidad de Manchester, ha encontrado más de 10 millones de pruebas contra la astrología. Su estudio, el más grande hecho sobre la validez del horóscopo, demuestra que quien busca a su media naranja a través de los astros pierde el tiempo, y el dinero.

David Voas.Voas supo hace meses que alguien había encargado a la Oficina de Estadística Nacional (ONS) de Reino Unido una tabla censal que relacionara signos astrológicos y parejas casadas. Y lo que vio en el informe le llamó la atención. “Mostraba una pequeña, pero sorprendente, tendencia de la gente del mismo signo a casarse entre sí. Era curioso y decidí pedir una nueva tabla que incluyera al detalle el día y el mes de nacimiento de cada miembro del matrimonio”, ha explicado a este periódico. Quería poner a prueba la creencia popular de que, en un pareja, la combinación de los signos del Zodiaco influye en la afinidad y puede estar en el origen de que una relación prospere o fracase.

Lo primero que constató es que ni siquiera los astrólogos están de acuerdo en qué signos casan bien y cuáles no, ni en el grado de afinidad entre ellos. Así que optó por “buscar pruebas de cualquier combinación de signos que fuera más o menos frecuente de lo esperado por azar” en el censo de Inglaterra y Gales. “Si se diera la más mínima tendencia de que los Virgo se sienten atraídos por los Capricornio o de que a los Libra les gustan los Leo, debería reflejarse en las estadísticas matrimoniales. Cuando tienes una población de 10 millones de parejas, basta con que una de cada mil esté influida por los astros para que haya 10.000 parejas más de las esperadas en cualquier combinación de signos”.

Además, existía la posibilidad de que los resultados se vieran condicionados por el teorema de Thomas, denominado así porque lo formuló el sociólogo estadounidense William Isaac Thomas (1863-1947). Establece que, “si los individuos definen una situación como real, esa situación es real en sus consecuencias”. Traducido a la afinidad romántica entre signos del Zodiaco, implica que podrían darse algunos emparejamientos en mayor o menor medida que por azar si un número suficiente de personas creyera en la astrología a la hora de elegir compañero.

Lo esperado por azar

El sociólogo descubrió en la tabla de la ONS que la sorprendente tendencia a matrimonios del mismo signo del trabajo previo que le había llamado la atención era debida, en realidad, a un error en las respuestas al censo. A la hora de rellenar los impresos, el miembro del matrimonio encargado de hacerlo había escrito su fecha de nacimiento también en la casilla correspondiente a la de su pareja. Este error se da, asimismo, en lo que refiere al sexo del compañero en un número de casos no despreciable. Según el censo de 2001, hay 10.900 parejas casadas en Reino Unido cuyos dos miembros son del mismo sexo, aunque en el país no existe el matrimonio homosexual. “Si la gente se confunde en el sexo de su pareja, no resulta muy sorprendente que tenga problemas con su fecha de nacimiento”, argumenta Voas.

El estudio sobre 10 millones de matrimonios -20 millones de personas- demuestra que no hay ninguna prueba de la influencia de los astros en el amor. “Los números son exactamente los que predijimos basándonos en el azar”. La inexistencia del efecto del teorema de Thomas implica, además, que poquísimas personas tienen en cuenta el Zodiaco cuando del amor se trata, destaca el investigador, quien duda de que su trabajo convenza a algún creyente. “La gente suele ignorar las pruebas que entran en conflicto con sus creencias. Ya ha habido muchos estudios científicos negativos sobre la astrología antes”.

El profesor de la Escuela de Ciencias Sociales de Manchester tampoco cree que los astrólogos se plieguen a la evidencia. “Argumentarán que hace falta una carta astral completa para predecir la personalidad con exactitud”. Entonces, ¿por qué en sus libros, revistas y webs hablan de compatibilidades e incompatibilidades amorosas entre signos del Zodiaco sin más?

Publicado originalmente en el diario El Correo.