‘La Voz de Galicia’ naufraga en el triángulo de las Bermudas

Reportaje de 'La Voz de Galicia' que da pábulo a la leyenda del triángulo de las Bermudas.

Como el 5 de diciembre de 1945 fue el día en el que desaparecieron en el Atlántico cinco torpederos estadounidenses -el llamado Vuelo 19– y un hidroavión que salió en su búsqueda, cada año algún medio de comunicación resucita por estas fechas la historia del triángulo de las Bermudas. Esta leyenda prefabricada fue desmontada hace tres decenios por Lawrence David Kusche en su libro El misterio del triángulo de las Bermudas solucionado (1975), pero hay periodistas que siguen empeñados en hacerse eco de las mentiras que en su día popularizó el fallecido Charles Berlitz. Es lo que hicieron ayer en La Voz de Galicia, según ha alertado Vicente Prieto en la lista de socios del Círculo Escéptico. El veterano diario coruñés ha naufragado en aguas del triángulo de las Bermudas a causa de esa ignorancia tan común entre los periodistas al escribir y hablar sobre lo paranormal; una ignorancia de la que no se libran ni las grandes estrellas de la radio y la televisión.Cuando examinó el caso del Freya, un carguero cuya desaparición en 1902 Berlitz situaba en la misteriosa región, Kusche, bibliotecario de la Universidad de Arizona, descubrió que el barco había naufragado en el Pacífico y durante un maremoto. Averiguó también que ningún avión Globemaster estadounidense se había accidentado en la zona en 1950, como afirmaba el autor de El triángulo de las Bermudas, aunque un aparato de ese tipo sí había explotadp en vuelo, pero en 1951 y a 900 kilómetros al sudeste de Irlanda, muy lejos del limbo de lo perdido. Y así un caso tras otro. “Si Berlitz informase de que un barco es rojo, las posibilidades de que fuera de otro color constituirían casí una certeza”, ironiza Kusche en su obra, en la que prueba también que el vendedor de misterios se inventó desapariciones de barcos que nunca existieroN.

“La leyenda del triángulo de las Bermudas es un misterio manufacturado -dice Kusche-. Empezó a causa de una investigación descuidada y fue elaborada y perpetuada por escritores que, consciente o inconscientemente, se sirvieron de errores, razonamientos incorrectos o simple sensacionalismo. Y tantas veces se repitió el relato que éste empezó a ser envuelto por un aura de verdad”. Berlitz no era más que un embaucador y que su única virtud, tal como ha indicado James Randi, es que era “capaz de afirmar sus falsedades en treinta idiomas”. “El tan comentado triángulo de las Bermudas no es tal punto de desapariciones misteriosas, sino un simple montaje publicitario que radica en el interés de ciertas empresas editoriales por vender libros. Un camelo”, decía en 1979 el comandante Jacques Cousteau, quien tenía cierta experiencia en la exploración marina. Claro que, para el autor del reportaje de La Voz de Galicia, “el misterio, 60 años después, continúa”.

De cara a próximos aniversarios del suceso, tomen nota: el Vuelo 19 desapareció por que era una misión de entrenamiento sin más instrumentos que el reloj y la brújula, y los tripulantes de la patrulla se desorientaron. El modelo de hidroavión que salió en su rescate, el Martin Mariner, era conocido como el tanque de gasolina volante por su propensión a estallar en vuelo. Aquel día, media hora después del despegue de este aparato, la tripulación de un navío militar vio, justo en el lugar donde se suponía que tenía que encontrarse el hidroavión, un avión incendiarse en el aire y caer al agua. Respecto al resto de presuntas tragedias que engrosan la leyenda, el periodista Mauricio-José Schwarz me ha indicado que, según recoge la Wikipedia, la aseguradora londinense Lloyd’s no considera el triángulo de las Bermudas más peligroso para la navegación que cualquier otra zona del mar.

El único enigma que queda sin resolver a raíz de este reportaje es por qué hay que dejar de lado el rigor cuando se informa del triángulo de las Bermudas, los platillos volantes, la sábana santa e historias por el estilo. ¿Será por que el misterio, si se aplica un mínimo sentido crítico, se esfuma?