Muere el militar que escribió la nota de prensa del platillo volante estrellado en Roswell

Walter Haut, el oficial del Ejército estadounidense que escribió la nota de prensa del platillo volante estrellado en Nuevo México en 1947, murió el jueves en Roswell a los 83 años. El militar fue el autor del texto que derivó en la noticia de portada del diario vespertino Roswell Daily Record el 8 de julio de 1947: “La RAAF captura un platillo volante en un rancho en la región de Roswell”.

El texto que Haut mandó a la prensa decía:

“Los muchos rumores sobre platillos volantes se hicieron realidad ayer cuando la oficina de Inteligencia del Grupo de Bombarderos 509 de la Octava Fuera Aérea, Aeródromo del Ejército de Roswell (RAAF), tuvo la suerte de obtener un disco gracias a la cooperación de uno de los granjeros locales y de la oficina del sheriff del condado de Chávez.

El platillo volante aterrizó en un rancho cerca de Roswell la semana pasada. Como no tenía teléfono, el ranchero guardó el disco durante un tiempo hasta que pudo contactar con la oficina del sheriff, quien a su vez informó al mayor Jesse Marcel, de la oficina de Inteligencia del Grupo de Bombarderos 509.

Se intervino inmediatamente y el disco fue recogido de casa del ranchero. Fue estudiado en el Aeródromo del Ejército de Roswell y enviado después por el mayor Marcel a instancias superiores.”

Primera página del 'Roswell Daily Record' del 8 de julio de 1947.Aquel mismo día, horas después, el Aeródromo del Ejército de Roswell emitió una segunda nota en la que se indicaba que no se había recuperado un ovni, sino parte de un globo meteorológico, algo que casaba mejor con los restos de madera de balsa y papel de aluminio hallados por el ranchero. El caso Roswell cayó pronto en el olvido, hasta que William Moore y Charles Berlitz -inventor de gran parte del mito del Triángulo de las Bermudas– lo revitalizaron con su libro El incidente (1980), que puso Roswell en el mapa como lugar de peregrinación de los creyentes en los platillos volantes.

El Tribunal General de Cuentas de Estados Unidos reveló en 1994 que los restos hallados en 1947 en Nuevo México se correspondían en realidad con parte de un globo del proyecto Mogul, un programa secreto para la “detección de la onda expansiva generada por explosiones nucleares soviéticas”. Sin embargo, Haut, que había sido tripulante de B-29 antes que relaciones públicas de la base, creyó durante toda su vida que en Roswell había caído algo “no de la Tierra”, ha asegurado su hermana a la prensa local.

Nacido en Chicago, pero radicado en Roswell desde 1946, Haut no aclaró en vida lo que pasó aquel 8 de julio. Cuando en los años 90 el caso Roswell estaba en lo más alto de su popularidad, dijo que había escrito la nota por orden telefónica del comandante de la base, el coronel William H. Blanchard. Pero el autor del artículo del Roswell Daily Record, que preguntó a Haut por detalles de la declaración, atribuye la orden a Marcel, el oficial responsable de Inteligencia. El fallecido Philip J. Klass, que llama la atención sobre esta contradicción en su libro The real Roswell crashed-saucer coverup (1997), recuerda cómo Marcel afirma en el libro de Moore y Berlitz que Haut nunca recibió autorización alguna, sino que decidió hacer pública la nota por su cuenta y fue por ello “seriamente reprendido” por Washington. De hecho, Haut abandonó el Ejército poco después del incidente por “razones personales”, se convirtió en agente de seguros y en 1991 se implicó en la fundación del Centro de Investigación y Museo Ovni de Roswell, del que fue el primer presidente.