La marca terrícola del anillo marciano de Benítez

“Tengo un anillo, sí, pero no sé si es de origen extraterrestre. Lo encontré en el mar Rojo, buceando, y en circunstancias muy extrañas”, responde Juan José Benítez a un niño en su libro Mis ovnis favoritos (2001). Es el anillo de plata que protagonizó un capítulo de la serie Planeta encantado, emitida por Televisión Española (TVE) tanto en tiempos de José María Aznar como de José Luis Rodríguez Zapatero. Nos contaba el novelista en ese episodio que él y su esposa buceaban en el mar Rojo cuando ella se hirió en una pierna, tras lo cual perdió un anillo de oro. Un misterioso individuo la sacó del agua mientras Benítez se quedaba -“movido por una fuerza que no he conseguido explicar”- a buscar la joya. Y encontró un anillo, pero de plata y con nueve palos y otros tantos ceros: IOIOIOIOIOIOIOIOIO. El dibujo era el mismo que el de una piedra que un aldeano de Los Villares (Jaén) había recibido días antes de unos extraterrestres que aparcaron el platillo volante en medio del campo, historia de la que Benítez asegura que no supo nada hasta mucho después. “Echa un vistazo a las fotos y juzga por ti mismo”, invita el ufólogo al niño de doce que en Mis ovnis favoritosle pregunta por el origen del anillo alienígena.

Anillo extraterrestre de Benítez con su contraste de plata.La foto del libro -que reproducimos aquí con un detalle resaltado- lo deja claro. No hace falta someter la pieza a ningún análisis. Dice a gritos que es de manufactura humana. O eso o los artesanos de otros mundos también tienen la costumbre de poner marcas de contraste en sus trabajos en plata para identificar al autor. Algo ridículo, como me decía el amigo que me llamó la atención sobre la fotografía. La pena es que, con lo que le gusta a Benítez dibujarlo todo, ignora la marca de contraste en todos los libros en los que habla del enigma del anillo. Desde Magonia nos comprometemos a intentar dar con el platero de cuyo taller salió la pieza si el ufólogo nos envía fotografías de alta resolución de las marcas que hay en el interior de la joya. Es lo que nos han pedido los profesionales del sector con los que hemos consultado y que han visto esta imagen. Daríamos así la puntilla a un presunto enigma explicado ya sin la necesidad de levantarnos del sillón: es lo que tiene la ufología de salón. La pelota ahora está en el tejado de Juan José Benítez.