¿Cuántos ovnis verá Bruno Cardeñosa en el meteoro del 4 de enero de 2004?

“El 2 de febrero pasó algo en nuestros cielos. Algo que nada tiene que ver con chatarra espacial, con un fraude o con un meteorito; algo cuya naturaleza desconocemos, pero que intuimos. Algo, en definitiva, que supuso el comienzo de una nueva era ufológica en nuestro país y cuya trascendencia, si la tiene, sólo el tiempo nos la revelará”. Así cerraba el ufólogo Bruno Cardeñosa, en la revista Más Allá en septiembre de 1991, un reportaje de diez páginas dedicado a las visiones de una bola de fuego que cruzó España el 2 de febrero de 1988. Otro bólido atravesó el país el 4 de enero y por eso he recordado el jugo que le sacó este comerciante del misterio al fenómeno de hace dieciséis años, mucho menos espectacular que el del domingo. Decía entonces este reportero de lo paranormal que estábamos, además de ante un suceso ovni, ante una muestra de “actitudes de silencio por parte de las autoridades militares”, las cuales habían recuperado restos de varias naves extraterrestres. “La investigación completa del caso duró casi un año y, tras recoger más de trescientos testimonios y decenas de informaciones, he llegado a la conclusión de que lo observado aquella tarde no fue un ovni, sino varios, que habrían sido avistados a diferentes horas y en diferentes lugares”, explicaba el periodista.

No presentaba ninguna prueba que avalara sus extraordinarias afirmaciones, basadas en presunciones, cuando no en testimonios de personajes como Licerio Moreno, tras cuya pista le había puesto nada más y nada menos que el autor de Diario de un skin (2002). “Corría el frío mes de febrero de 1988 cuando, entregado en cuerpo y alma a la investigación del caso del día 2, recibí una noche en mi domicilio la llamada de Manuel Carballal. Durante la conversación, que siempre permanecerá archivada en mi cerebro, mi paisano me hizo ver una curiosa coincidencia respecto al caso del día 2. Más o menos, me explicó que el suceso ocurrió cuando llevábamos 33 días del año, y que éste, por ser bisiesto, concluiría al cabo de 333 días. Pero había más: si efectuamos la suma numerológica de la fecha, nos encontraríamos que el día del avistamiento múltiple sumaba 3. Manuel me comentó que esto corroboraba ciertos mensajes que algunos contactados venían recibiendo, haciendo referencia a una extraña Clave 33. Aquello me dejó prendado, y aceleré la búsqueda de información al respecto”, recordaba el ufólogo. Tanta ciencia apabulla: numerología y contactados, individuos que dicen mantener comunicación con seres de otros mundos que nos visitan en platillos volantes. Como Carballal se dé cuenta de que el domingo, horas antes del espectáculo celeste, se posó en Marte el todoterreno Spirit de la NASA, nos monta una contrainvasión marciana en un pispás.

Cardeñosa, quien mantiene que contra el Pentágono no se estrelló ningún avión de pasajeros el 11-S –la conspiración es un buen negocio, como bien sabe su colega Thierry Meyssan-, ya apuntaba maneras hace más de tres lustros. Basándose en lo que le contó Licerio Moreno, astrólogo y líder de la Asociación Adonai para la Fraternidad Cósmica, apuntaba la posibilidad de que los ovnis del 2 de febrero de 1988 -en realidad, el bólido que cruzó la península- fueran una señal de la Segunda Venida de Jesús enmarcada dentro de la denominada Clave 33. “Para mí, existe una serie de hechos comprobables, unos acontecimientos y unas coincidencias que se escapan a nuestro corto entender, al menos en mi caso, sucesos que nada tienen que ver con vulgares fraudes. Pero, cuidado, de lo dicho a que todo este cúmulo de pruebas signifique que la Segunda Venida de Jesús se va a producir dista un abismo y se convierte en cuestión de fe, pero… ¿es descabellado pensar en ello? Ni mucho menos. Incluso aquéllos que se jactan de buenos cristianos deberían esperar su prometido regreso. Un retorno que está anunciado en profecías, vivencias, textos sagrados, apariciones de la Virgen, etcétera. Este verdadero ensayo sobre la causalidad que es la Clave 33, cuanto menos, no hace otra cosa que plantearnos la cuestión”, decía.

Si fue capaz de encontrar -aunque no presentó ni un minúsculo pedazo de metal- hasta siete lugares donde se cayeron pedazos de ovnis y pistas sobre la Segunda Venida de Jesús en 1988, ¿con qué nos sorprenderá Cardeñosa si investiga el bólido del pasado domingo? Sólo pensarlo, da miedo. En 1988, de sendas cartas en las que un alcalde y la Guardia Civil negaban la existencia de rastreos a la búsqueda de restos de platillos volantes, el ufólogo dedujo: “Sin lugar a dudas, alguien, y desde una alta esfera, prohibió informar a ningún cuerpo oficial de cualquier tipo de investigación realizada”.